A través de estudios y observaciones se ha hecho un trabajo exhaustivo para poder determinar cuáles son las mejores recomendaciones al momento de escoger las zapatillas running, teniendo en cuenta que esta es una decisión que no se debe tomar a la ligera.

Por lo tanto, considerando los parámetros generales y tomando distancia de un modelo tradicional, las siguientes son una serie de recomendaciones para seleccionar las zapatillas de running más apropiadas para cualquier persona, en donde el objetivo gira en torno a la salud de la persona, incrementar el rendimiento y promover la comodidad.

¿Cómo elegir las mejores zapatillas de running?

Son muchas las marcas y los modelos que se pueden encontrar en el mercado actual, lo cual puede significar una oportunidad o una desventaja. En ese sentido, si se aprende a identificar un tipo de zapatilla que en verdad sea de calidad, se van a poder explotar al máximo todas las ventajas de un mercado tan diverso como el actual.

En términos generales, una buena zapatilla tiene como objetivo la prevención de las lesiones del deportista, sin que lo anterior implique que se pierda rendimiento y por el contrario se aumente la capacidad de una persona. Claro, esa necesidad va a estar relacionada con algunas características generales, en donde se pueden destacar:

  • Drop – Es definido como la diferencia del grosor de la escuela entre la zona del talón y la parte del antepié y los dedos. De acuerdo con los estudios, debe ser entre uno o mínimo 6 mm para que así las cargas de impacto se pueden expandir de un modo más natural.

  • Neutralidad – Es una característica relacionada con el modo en que se confecciona una zapatilla y debe tener el mínimo de elementos de estabilidad para garantizar que los movimientos de control y estabilidad de la persona pueda ser ejercidos por el mismo pie.

  • Ligereza – Si se está pensando en una talla 41 para un hombre, el peso tiene que ser igual o inferior a los 285 g, mientras que en las mujeres si se trata de una talla 38, el peso debe ser inferior a los 226 g.

¿Qué no debe tener la zapatilla de running?

Con frecuencia se tiende a pensar que entre más amortiguación tengo una zapatilla va a proteger mucho más. En realidad, lo anterior es totalmente falso y por ende la sugerencia es que se busque un término medio, ya que una amortiguación en exceso obliga a que el deportista adopte una peor biomecánica.

Respecto a las plantillas son los soportes extra para la zona del arco plantar son ya un complemento clásico. Sí que pueden ser útiles, pero no se debe alargar su utilización más allá de las 6 a 8 semanas.